Los principios espirituales de los doce pasos de AA y de NA

18 sep

Los Doce Pasos son, según los define Vindas (2003) “un conjunto de principios, de connotación moral y espiritual, que orientan a la persona para confrontar su situación y ejercer cambios en su estilo de vida” (Pág 71). Narcóticos Anónimos (1994) considera la adicción como una enfermedad progresiva, incurable y mortal, que afecta a la persona en tres dimensiones: (a) Mental, (b) Física y (c) Espiritualmente y cuyo tratamiento se puede realizar a través de los principios y valores espirituales de los 12 pasos.
 
El programa propone un método práctico, basado en la abstinencia física completa (incluyendo la toma de conciencia de que el alcohol es una droga) y en un profundo cambio conductual, mental, emocional y espiritual, como esperanza de recuperación.
 
La recuperación es un proceso maduracional, de constante crecimiento mental, emocional, social y fundamentalmente espiritual, ya que el cambio en las otras dimensiones está condicionado por la práctica de valores o principios espirituales, tales como: fe, esperanza, entrega, aceptación, honestidad, receptividad, buena voluntad, tolerancia, humildad, paciencia, amor incondicional, el compartir y el interés en los demás, entre otros.
 
En términos generales cada paso tiene una significación específica:
 
  1. El primero indica la necesidad de aceptar la pérdida de control de la propia vida, a expensas de la adicción.
  2. El segundo, lleva al reconocimiento de la confusión mental autoengañosa provocada por la adicción, que distorsiona la realidad personal e interpersonal y a la certeza de que se necesita de otros y de un poder superior, como guía, para salir avante.
  3. El tercer paso implica la confianza en Dios y los miembros de la confraternidad para aceptar ser ayudado, y así hasta desarrollarlos por completo.
Nuestro enfoque integral, que también incluye los aportes de otras disciplinas como el Trabajo Social, la Terapia Ocupacional, la nutrición y la fisioterapia, permite articular estas aproximaciones teórico-metodológicas en un plano práctico, basados en la plataforma del modelo transteórico, buscando el énfasis en el autocontrol y la autorrealización existencial-funcional de la persona con dependencias a drogas y condiciones duales, siguiendo la ruta del mantenimiento en la prevención de recaídas y el establecimiento de un estilo de vida balanceado.